DE RUSIA A EEUU LA DISEÑADORA CON MÁS BELLEZA Y GLAMOUR QUE GARBO.

LA BELLA VALENTINA VON SCHELEE QUE LLEGO A EEUU DESDE RUSIA, PARA CONQUISTAR CON SU ESTILO Y SU GLAMOUR A LAS MUJERES MÁS FAMOSAS DE LA ÉPOCA Y HACERSE UN NOMBRE EN EL OLIMPO DE LAS DISEÑADORAS MÁS IMPORTANTES.

Valentina Nicholaevna Sanina mujer creadora, artista pero también empresaria, nació en 1899 en la ciudad de Kiev en Ucrania. Su infancia paso en esa ciudad en la que se vivía bien en esos años. Estudio teatro, se cultivo en las artes y se encontraba en la placidez de su juventud cuando en 1917 estallo la revolución de Octubre lo que la llevo a huir de su país.

Tras esa huida la esperaba el hombre que más tarde sería su esposo. Un empresario que por su posición económica la impulso y del cual adoptaría el apellido que la acompaño a largo de su carrera de diseñadora; Schelee.

A finales de 1923 llegarían a EEUU el matrimonio para establecerse allí y encontrar oportunidades de negocios.

En 1925 abrió su pequeño taller en la ciudad de New York. Aquí empezó la magia que desplegaría sus alas.

A su vez su esposo como productor teatral impulsaba su negocio. Ella siempre le acompañaba vestida con sus creaciones

Valentina era una mujer de gran belleza con un estilo propio y además muy diferente a lo que las mujeres americanas estaban acostumbradas. Esto causo gran impacto en los ambientes de copas y cafés en los que se movía.

Llevaba vestidos impresionantes hasta el suelo que acompañaba con estolas magnificas que no dejaban de impactar en los concurridos ambientes en que se movía, a veces realizados con tejidos de poca calidad, pero con un corte y un concepto muy innovador. Era maravillosa modelando las telas en el cuerpo con técnicas muy elaboradas, conseguía magia en sus creaciones.

Ella misma lucia sus creaciones causando gran admiración en los ambientes que frecuentaba acompañando a su esposo.

Esto hizo que la prestigiosa revista Vogue le dedicara unas paginas considerándola una mujer muy glamourosa, bella y elegante. Con esto consiguió mayor prestigio a la vez que aumentar su clientela.

En 1928 abrió su casa de alta costura Vestidos Valentina y ya fue imparable. Empezó a ser reconocida por las elites y esto la llevo a realizar vestuarios escénicos para importantes producciones. Su primer vestuario fue un éxito mayor y esto a su vez la acerco a las grandes actrices y divas de la época. Katherine Hepburn, Marlene Dietrich y Greta Garbo estaban entre su afamada clientela.

Su marca era un icono de modernidad y elegancia. Fue una hábil promotora de si misma y supo vender con su encanto y estilo como nadie .Ella era su mejor escaparate.

Su creaciones aunque a veces de gran sencillez eran muy glamourosas. Su exquisitez era absoluta y eso la diferenció.

Sus vestidos cortos para noche y el uso de las capucha en capas o estolas la hizo mundialmente famosa.

Su relación con la actriz Greta Garbo fue especialmente particular, ya que su esposo mantenía una relación a su vez con la actriz, causa por la cual se distancio mucho de ambos y en la prensa de la época se contaban episodios en los que las dos mujeres se evitaban, hasta el punto de establecer horarios para no coincidir.

Esto hizo a la diseñadora más famosa de la época, volcarse en su pasión que era la costura.

Mantuvo su casa de moda abierta hasta el año 1950.

Murió en el año 1989 aquejada de la enfermedad de Parkinson.

«La simplicidad sobrevive a los cambios de moda»- Valentina.

www.mariacabezasmoda.com

Fuentes y bibliografía:

Valentina: costura estadounidense y el culto a la celebridad.-Khole Yohannan-Rizzoli 2009

Fashion encyclopedia.

Obituario de Valentina Schelee- Los angeles times.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *